Argentina no pudo con Arabia Saudita

La Selección jugó al trotecito ante Arabia Saudita, que peleó el partido en Riad y provocó varias atajadas de Romero. Messi no pudo quebrar el récord de Batistuta con la camiseta argentina: cierra su 2012 con 12 goles.

Deslucido, impreciso, liviano. Así se mostró el equipo en Riad. Sabella intentó darle minutos a algunos europeos que no suelen conformar sus listas y su análisis seguramente irá más allá del juego en conjunto. Porque lo que se vio de la Selección ante Arabia Saudita no fue bueno. Ni con Messi, Agüero (que cuando se juntaron –poco- armaron las más claras) y Di María, tres de los habituales, hizo la diferencia ante los hombres de Frank Rijkaard, con mayores limitaciones técnicas pero con una idea de juego clara, que llegó a complicar varias veces a la Argentina. Sergio Romero, el más enchufado del 11 nacional, acertó en cada aparición, para evitar el incendio en tierras árabes. Y Messi se quedó con las ganas de superar el récord de Batistuta: con 12 goles en un año, igual que Gabriel Omar, cerró su temporada en la Selección.

Lejos estuvo el equipo de Sabella de parecerse al de las últimas presentaciones. Con varios nombres nuevos y con algunas ausencias notorias (Gago e Higuaín), no hubo juego asociado para llegar al área rival. Recién en el segundo tiempo, con el ingreso del inquieto Di Santo, y de Augusto Fernández, Argentina pareció cambiar el ritmo y buscar con más insistencia. Arabia tuvo varias: un gol anulado por offside a Al-Shahrani y una buena salida de Romero ante Almuwallad, anticipando bien y cerrando al delantero (Coloccini terminó despejando desde la línea). El tiro de media distancia del Kun en el final del partido pudo haber quebrado el cero, pero no pudo ser.  Demasiado al trote. Demasiado amistoso.

 

Anuncios