El Atlético de Madrid vence en Granada y sigue a tres puntos del Barcelona

El Atlético de Madrid se impuso este domingo con apuros en el terreno del Granada (16º) por 1-0, jugando los últimos veinte minutos con diez hombres, tras la expulsión del centrocampista Mario Suárez, y sigue segundo a tres puntos del líder Barcelona, tras la duodécima jornada.

El FC Barcelona continúa como líder invicto tras su triunfo del sábado en el Camp Nou contra el Zaragoza (3-1), con un doblete de Leo Messi, y mantiene a ocho puntos al Real Madrid, tercero, que se impuso con facilidad al Athletic Bilbao (5-1).

Un gol del turco Arda Turan (61), tras una jugada en la que participaron en el joven Koke y el brasileño Diego Costa, que entraron ambos en el segundo período, permitió al Atlético de Madrid ganar un partido complicado.

Costa inició el contragolpe, cedió a Koke, quien centró al segundo palo, donde Turan solo tuvo que empujar la pelota, en un partido en que no pudo marcar el colombiano Radamel Falcao.

En el primer período, los visitantes sufrieron frente al equipo andaluz, que lanzó un disparo al poste por medio del rumano Gabriel Torje (35).

Tras quedarse con diez jugadores como consecuencia de la segunda tarjeta amarilla recibida por Mario Suárez en el minuto 70, los madrileños tuvieron el mérito de saber defender su ventaja.

“En el primer tiempo nos ganaron en todo. No tuvimos ocasiones claras. La presencia de Diego Costa en el segundo tiempo nos generó más posibilidades de salir con la pelota. Koke y Arda pudieron resolver una jugada de contragolpe”, afirmó el técnico argentino del Atlético, Diego Simeone.

Anuncios

El Barca se agarra de Messi

Dos goles (17 en Liga) y una asistencia del argentino desequilibran un partido en el que el Zaragoza fue a remolque pero en el que se mantuvo a flote. Regresó la pareja Puyol-Piqué.

El Barcelona sigue sin hilar versos pero su prosa equivale a 34 puntos sobre 36 posibles. Doce partidos, once victorias y el empate del Clásico. Amasa botín mientras el mundo debate su retocado estilo y sus picos de nivel. Y lo hace por una serie de razones que corona Leo Messi, arma de destrucción masiva que ni descansa ni se cansa y que parece hecho de fútbol, de la F en la cabeza a la L en los pies. El juego le recorre la espina dorsal, fluye hasta cada terminación nerviosa. Le surge: fácil, instintivo, dulce. Messi es la diferencia casi siempre que juega el Barcelona, siempre que no lo hace en su versión orquestal, la que no termina de aparecer en esta Liga de, paradoja o síntoma, los 34 puntos de 36.

Messi fue la brújula de un partido de sensaciones por lo demás neutras, igualado en muchas cosas menos en el talento descomunal del jugador que le puso nudo y desenlace al guión con dos goles y una asistencia. AlZaragoza le ha marcado 13 en otros tantos partidos pero no debería afligirse el equipo maño porque no es nada personal, su destino es el de tantos, ser un escalón más en la ascensión del mejor jugador ¿de siempre? al Olimpo del fútbol. En los doce partidos de esta Liga ha marcado 17 goles, más que quince equipos. En 2012 acumula 78 y tiene a 7 el récord absoluto del Torpedo Müller, una de esas marcas que pensábamos de otra época hasta la llegada del artista experto en demoliciones. Al Zaragoza le llegó para competir y estar en partido casi hasta el final pero no para arañar puntos. Con un cuarto de hora jugado Messi aprovechó una combinación con Alba para saltarse con un control a toda la defensa rival y marcar con suavidad el 1-0. Antes de la media hora regateó entre tres defensas y sirvió el 2-1 a Song. Y a la hora de partido ahuyentó los malos augurios con una jugada que comenzó y finalizó tras abrir a Montoya, recibir el pase del lateral y colocar desde la frontal el balón junto al palo de un Roberto que pareció no hacer lo suficiente. Tampoco él tiene culpa: no leyó, apenas entendió el toque sutil, el dardo de seda que desequilibró el partido definitivamente.

Barcelona, de más a menos

Volvieron Puyol y Piqué, juntos por tercera vez en esta Liga y por primera vez en el Camp Nou en ocho meses. Song fue al medio por Busquets, sancionado, y Xavi e Iniesta lanzaron a Villa, Messi y Pedro. Con una alineación que sonaba de maravilla el Barcelona firmó veinte minutos de mucho nivel, se puso ante el espejo y se reconoció a un nivel que presagiaba una noche plácida que no lo fue tanto. Piqué ayudó en la salida, el equipo recuperó el balón muy rápido y zarandeó al Zaragoza con una banda izquierda irresistible: Alba acumulando kilómetros y Villa e Iniesta combinando con el lateral y con los apoyos de Xavi en la medular y Messi a partir de tres cuartos. Por ahí llegaron los dos primeros goles y por ahí respiró el partido hasta que el Zaragoza salió de la tumba. Y lo hizo a base de fútbol, con una imagen aseada y lúcida que explica su buen arranque de temporada. Apoño y Movilla movieron el molino, Aranda estableció una cabeza de puente en campo del Barcelona y el Zaragoza se cebó en su banda derecha, a la espalda de Alba. Llegó a empatar en un corner que remachó Montañés tras mal despeje de Montoya y se permitió discutir el dominio hasta el descanso y en la segunda parte, con chicha hasta que el 3-1 de Messi convirtió en cartón piedra un final de partido en el que al Zaragoza se le acabó la fe y el Barcelona pudo aumentar el castigo: Iniesta envío una rosca a la escuadra y  el incorporado Tello trabajó a conciencia una banda izquierda en la que formó con Alba una pareja supersónica.

A un Barcelona más aseado que brillante, que gobernó el partido a partir de las leyes de Leo Messi, le faltó presión durante muchos minutos y estabilidad defensiva a pesar de los brotes verdes que aportaron Puyol y Piqué. Encajó gol en otra acción a balón parado y no evitó cierta zozobra en las llegadas del Zaragoza. Iniesta, Xavi y hasta Song, mejor en el medio que en defensa, fueron de más a menos, y un inicio de categoría devino en triunfo funcionarial. Jugó al fútbol el Zaragoza y jugó al fútbol el Barcelona, entre la recuperación de sensaciones y la réplica de equivocaciones. Y en ese ecosistema, el del fútbol, gobernó el mejor de todos, ¿el mejor de siempre?, este Leo Messi de los 17 goles en Liga y los 78 en 2012. Es fútbol y en realidad no es algo tan complicado como a veces lo hacemos: el mejor marca la diferencia y el mejor juega en el Barcelona.

Iniesta: “¿Amigo de Pepe? ¿Por qué no?”

pepe e iniesta

  • “Yo llegué al primer equipo en una situacion muy delicada, pero lo importante no es el momento, si no la politica que tengas con la cantera”, asegura

    Andrés Iniesta paso revista a la actualidad futbolística este lunes en Madrid, durante un acto publicitario, unas horas antes de verse con el resto de internacionales en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

    El partido del Real Madrid en Levante, rodeado de polémica, fue uno de los temas principales: “No vi la jugada del golpe a Cristiano. Estaba en casa con mi hija, pero si no siguió jugando es que fue una acción muy fuerte”.

    El manchego dio su opinión sobre la importancia que cada club da a la cantera. “Yo llegué al primer equipo en una situación muy delicada, pero lo importante no es el momento, si no la politica que tengas con la cantera y valorarla. Cuando se apuesta por el trabajo bien hecho, se gana”, dijo en el acto de presentación del smartphone Sony Xperia Go.

    Además, el futbolista del Barcelona dejó entrever que no guarda rencor a Pepe pese al cruce de declaraciones que tuvieron tras el último Clásico: “¿Amigo suyo? ¿Por qué no? Hubo un momento puntual en que dije lo que pensaba de él y ya está”.

El Barca y Messi siguen imparables en la Liga

messi

El Barça venció este domingo al Mallorca en el Iberostar Estadi. Dos goles de Messi, uno de Xavi y otro de Tello permitieron a los azulgranas sumar su décima victoria en la Liga y continuar invictos en la Liga

El Barça reprendió este domingo la competición liguera tras el inesperado tropiezo ante el Celtic en la Champions. Y lo hizo, tal y como avanzó su técnico, Tito Vilanova, durante la previa de partido, olvidándose de ningún plan B y apostando de nuevo por mantener su estilo y filosofía de juego.

Tras dos meses en el dique seco, Piqué volvió al once titular para hacer pareja con Mascherano, mientras que en la media Cesc y Busquets volvieron a ser los complementos perfectos a un gran Xavi. Además, Tito confió en Tello como revulsivo perfecto para recuperar la eficacia que tanto se resistió en Glasgow. Y la verdad es que el canterano no defraudó. La banda izquierda se convirtió durante la primera mitad en un constante dolor de cabeza para la zaga balear.

DE NUEVO EL AUTOBUS

Una primera parte en la que el Mallorca renunció al ataque y se limitó a cerrarse en banda en su área. Dos disparos de Hemed, uno demasiado alto (18′) y otro que despejó Valdés (21′), fueron las únicas notas discordantes de un discurso que propició una primera parte tediosa en la que el Barça pareció jugar solo contra si mismo.

Una falta de Martí sobre Cesc en la frontal se convertiría en el primer ingrediente de la fórmula ganadora del Barça en el Iberostar de Mallorca gracias al lanzamiento perfecto de Xavi Hernández. El de Terrassa con una rosca imparable batió por primera vez a Aouate (0-1 (26′)).

MESSI ATRAPA A PELÉ

El Barça encarrilaba el partido que mantuvo la monotonía hasta los últimos minutos de la primera mitad. Un error del meta balear al despejar un disparo desde la frontal de Leo Messi permitió al argentino hacer subir el segundo al marcador, a la vez que igualaba los 75 goles en un año del mítico Pelé (0-2 (43¿)). Un minuto después era Tello el que decidía culminar su gran primera mitad marcando el tercero. El de Sabadell recogió el balón en la banda, y tras centrarse hacia la frontal, se inventó un disparo cruzado ante el que Aouate volvió a claudicar (0-3 (44′)).

Si en solo dos minutos los azulgranas encarrilaban el partido antes de que el colegiado marcara el descanso, tras la reanudación fue el Mallorca quien se bastó del mismo lapso de tiempo para darle emoción al encuentro. Solo habían transcurrido nueve minutos de la segunda mitad cuando Mascherano perdía un balón en la banda izquierda que permitía a Pereira, completamente solo, batir a bocajarro a Valdés (1-3 (55′)).

EL MALLORCA RECORTA DISTANCIAS

El nuevo desajuste defensivo del Barça podría haber quedado en una mera anécdota, si dos minutos después el colegiado, Ignacio Iglesias, no hubiera visto unas claras manos de Busquets en el área. El azulgrana vio la cartulina amarilla y Víctor recortó todavía más las distancias para el Mallorca (2-3 (56′)).

Con el 2-3 en el marcador el partido ganó en intensidad. Sobretodo porque el equipo de Caparrós ganó la valentía ofensiva que le había faltado durante los primeros 45 minutos de partido. Algo que desconcertó a los azulgranas durante algunos minutos. Por suerte para los nervios de la hinchada culé, Messi volvió a convertirse poco después en el tranquilizante perfecto. El argentino no dudó en fusilar a la escuadra un balón cedido por Alexis tras un preciso control con el pecho (2-4 (69′)). Los tres puntos y el liderato volvían a estar a salvo.