El Barça derrota al Betis con récord de Messi, que supero a Müller

El argentino anota dos goles ante el Betis (1-2) y supera, con 86 dianas, el récord de Müller como máximo anotador en un año natural | Los verdiblancos realizaron una gran segunda mitad pero estuvieron negados de cara a portería y tres balones acaban en el palo

No hay marcas imposibles para los genios. No hay barreras insuperables, ni logros inalcanzables. Ellos son los que ponen las reglas, por eso son unos superdotados. Leo Messi va camino de superar todos los récords posibles para llevar al Barça a ganar un partido tras otro. La última víctima del argentino ha sido el Betis (1-2) que entrará en la historia por ser el rival contra el que el crack azulgrana batió la espectacular marca anotadora de Gerd Müller.

Nada más y nada menos que 86 dianas suma Messi en 2012, una más que las logradas por el ariete del Bayern de Múnich, el ‘Torpedo’, hace 40 años. Leo ha anotado 12 tantos con Argentina y 74 con el Barça. Los dos últimos en el Benito Villamarín, durante un partido que no fue nada sencillo para el conjunto dirigido por Tito Vilanova que estuvo cerca, muy cerca, de quedarse sin los tres puntos.

De Messi ya no sorprende casi nada. Ni tan siquiera que sea capaz de recuperarse de forma milagrosa de un duro golpe en la rodilla para ser titular solo tres días después de abandonar el Camp Nou en camilla. Tito amagó en la previa con dejarle en el banquillo pero el argentino no faltó a su cita con el gol.

El encuentro, vibrante, intenso, entretenido, con alternativas, fue digno escenario para la histórica marca de Leo. Fue uno de esos choques que definen un campeonato, en los que es factible perder puntos (como en Pamplona o frente al Sevilla) pero en los que el cuadro catalán está imponiendo su calidad.

El Betis planteó un partido valiente, apretando, confiando en robar en el medio campo para fulminar a la defensa visitante en un rápido contragolpe. El conjunto azulgrana se sabía la lección y supo vigilar las pérdidas, superar el agobio e incluso encerrar a los locales en su campo.

Lesionado Cesc -de tres a cuatro semanas de baja por una rotura en el bíceps femoral- y con el árbitro obviando unas manos de Piqué, el Barça golpeó duro al estómago del Betis. En el minuto 15 igualó Messi el registro de Müller. Balón en la frontal, un regate, dos regates, nadie le acaba de entrar y el argentino que fulmina al portero Adrián con un tiro raso.

El control pasó a manos de Xavi e Iniesta y la posesión (70%) fue garantía para los azulgrana. Llegaron más ocasiones de los visitantes y se lesionó el bético Juan Carlos en una carrera de velocidad con Adriano. Entró al campo Vadillo, de 18 años, que se pasó varios meses de baja pero que poco a poco va recuperando la forma para confirmarse como un jugador muy prometedor.

Y el Barça marcó el segundo en un contragolpe. Adriano derribó todas las fronteras, partiendo desde el lateral derecho, para ceder la pelota a Messi. Combinación con Iniesta, taconazo del centrocampista y otro zurdazo del argentino, 86 goles en su haber en 2012. Parecía el momento perfecto para detener el partido, al más puro estilo NBA, para homenajear al crack.

A los azulgrana pareció embargarles esa idea. Se desconectaron, intentaron enfriar al impetuoso equipo verdiblanco y también a su público y casi lo lograron. Todos tenían la mente puesta en el récord de Messi. Al menos hasta que apareció Vadillo para asistir a Rubén Castro a cinco minutos del descanso. Alba falló al tirar la línea del fuera de juego.

El 1-2 levantó la moral del Betis y de los aficionados congregados en el Benito Villamarín. La segunda mitad fue un calvario para los futbolistas de Vilanova. Los locales se crecieron, se sintieron fuertes y cada vez llegaron con más facilidad a las inmediaciones de Víctor Valdés. Puyol, con problemas físicos, cedió su puesto a Mascherano.

El Barça perdió el balón, sus líneas se separaron y la presión alta de los andaluces provocó una cascada de oportunidades. Piqué tuvo que recuperar su mejor versión para aguantar a su equipo atrás. Hasta tres balones se estrellaron en los palos de Valdés. Y también tuvieron sus opciones los azulgrana, sobre todo en una clara ocasión en la que un tiro de Messi acabó en el palo y el rechace lo mandó Jordi Alba al travesaño.

En 15 jornadas, Leo Messi es el máximo anotador de la Liga con 23 goles. Hasta 32 futbolistas ganaron un pichichi consiguiendo menos tantos, entre ellos Di Stéfano, Quini o Hugo Sánchez. El argentino, además, ya es el mejor goleador azulgrana en toda la historia del campeonato. Supera, con sus 192 dianas, las 190 que logró César.

 

Anuncios

El Barcelona se paseo en Valencia y ya estan a 11 puntos del Madrid

El Barça, con once canteranos desde que salió Montoya, golea al Levante con dos goles de Messi y otros dos de Cesc e Iniesta, que dio tres asistencias. El Madrid, a once puntos.

El día que el Barcelona juntó once canteranos por primera vez en su historia (según un concepto más o menos aceptado de canterano) fue el mismo día que disparó su distancia respecto al Real Madrid a once puntos en la Liga 2012-13. Del Atlético, su perseguidor más cercano y real a estas horas, sólo le separan tres, pero la manera en cómo despachó el Barça al Levante en el primer cuarto de hora de la segunda parte le cuelga, quiera o no, el cartel de favorito indiscutibledel campeonato. Messi, dos goles, e Iniesta, un golazo y tres asistencias (la última a Cesc), coronaron otra gran actuación del Barcelona, que firma el mejor arranque de la historia de la Liga (igualando al Real Madrid).

Vilanova sabía desde el sábado por la noche que en juego estaba un golpe de gracia y decidió improvisar lo justo: alineó un equipo como si en Valencia mismo se decidiese una Liga. El once de gala del Barça, el mismo de Moscú con Puyol de capitán por Mascherano, se rompió pronto por una nueva lesión de Daniel Alves pero el argumento del partido estaba escrito antes de empezar porque pocos equipos extreman más sus estilos que Levante y Barça. Los de JIM aguantaron la primera parte con bravura, pero exprimieron su energía. El Barça se recreó en la posesión. Tanto que sólo se acercó en un disparo de Messi (minuto 22) y en varias incorporaciones de Iniesta y Alba (convertido en uno de los mejores activos ofensivos del matizado Barça de Vilanova) por el sector izquierdo. El Levante respondió con su inmejorable concepción del contragolpe. Barkero, con su excelente zurda y Martins inquietaron a Valdés. Era imposible, observando el aparente equilibrio, imaginar la tormenta que esperaba. Sin embargo, el Barça había masticado bien el partido para darle el golpe.

Messi rompió el partido en el minuto 47 de la manera más sutil. Iniesta vio un desmarque de delantero centro del argentino, que picó ante Munúa y dedicó su gol número 81 del año 2012 a su hijo Thiago. Seis minutos después, el argentino hizo insalvable la diferencia con otro remate oportunista. Otra vez, a pase de Iniesta, que decidió no parar su exhibición: un golazo (0-3) y la asistencia del 0-4 a Cesc. Al Levante se le hizo eterna la última media hora y el Barça se la pasó silbando. Vilanova aprovechó para hacer reaparecer a Adriano y Thiago. Al Barça sólo le faltaba la vuelta de Valdés, que le paró un penalti a Barkero. Se escucharon gritos de “campeones, campeones” y“Mucho Betis” en el Ciutat de Valencia. En Barcelona ya hay quien se siente campeón con sólo un tercio de Liga. Tal vez, demasiado pronto.

 

Iniesta: “¿Amigo de Pepe? ¿Por qué no?”

pepe e iniesta

  • “Yo llegué al primer equipo en una situacion muy delicada, pero lo importante no es el momento, si no la politica que tengas con la cantera”, asegura

    Andrés Iniesta paso revista a la actualidad futbolística este lunes en Madrid, durante un acto publicitario, unas horas antes de verse con el resto de internacionales en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

    El partido del Real Madrid en Levante, rodeado de polémica, fue uno de los temas principales: “No vi la jugada del golpe a Cristiano. Estaba en casa con mi hija, pero si no siguió jugando es que fue una acción muy fuerte”.

    El manchego dio su opinión sobre la importancia que cada club da a la cantera. “Yo llegué al primer equipo en una situación muy delicada, pero lo importante no es el momento, si no la politica que tengas con la cantera y valorarla. Cuando se apuesta por el trabajo bien hecho, se gana”, dijo en el acto de presentación del smartphone Sony Xperia Go.

    Además, el futbolista del Barcelona dejó entrever que no guarda rencor a Pepe pese al cruce de declaraciones que tuvieron tras el último Clásico: “¿Amigo suyo? ¿Por qué no? Hubo un momento puntual en que dije lo que pensaba de él y ya está”.

El Barca y Messi siguen imparables en la Liga

messi

El Barça venció este domingo al Mallorca en el Iberostar Estadi. Dos goles de Messi, uno de Xavi y otro de Tello permitieron a los azulgranas sumar su décima victoria en la Liga y continuar invictos en la Liga

El Barça reprendió este domingo la competición liguera tras el inesperado tropiezo ante el Celtic en la Champions. Y lo hizo, tal y como avanzó su técnico, Tito Vilanova, durante la previa de partido, olvidándose de ningún plan B y apostando de nuevo por mantener su estilo y filosofía de juego.

Tras dos meses en el dique seco, Piqué volvió al once titular para hacer pareja con Mascherano, mientras que en la media Cesc y Busquets volvieron a ser los complementos perfectos a un gran Xavi. Además, Tito confió en Tello como revulsivo perfecto para recuperar la eficacia que tanto se resistió en Glasgow. Y la verdad es que el canterano no defraudó. La banda izquierda se convirtió durante la primera mitad en un constante dolor de cabeza para la zaga balear.

DE NUEVO EL AUTOBUS

Una primera parte en la que el Mallorca renunció al ataque y se limitó a cerrarse en banda en su área. Dos disparos de Hemed, uno demasiado alto (18′) y otro que despejó Valdés (21′), fueron las únicas notas discordantes de un discurso que propició una primera parte tediosa en la que el Barça pareció jugar solo contra si mismo.

Una falta de Martí sobre Cesc en la frontal se convertiría en el primer ingrediente de la fórmula ganadora del Barça en el Iberostar de Mallorca gracias al lanzamiento perfecto de Xavi Hernández. El de Terrassa con una rosca imparable batió por primera vez a Aouate (0-1 (26′)).

MESSI ATRAPA A PELÉ

El Barça encarrilaba el partido que mantuvo la monotonía hasta los últimos minutos de la primera mitad. Un error del meta balear al despejar un disparo desde la frontal de Leo Messi permitió al argentino hacer subir el segundo al marcador, a la vez que igualaba los 75 goles en un año del mítico Pelé (0-2 (43¿)). Un minuto después era Tello el que decidía culminar su gran primera mitad marcando el tercero. El de Sabadell recogió el balón en la banda, y tras centrarse hacia la frontal, se inventó un disparo cruzado ante el que Aouate volvió a claudicar (0-3 (44′)).

Si en solo dos minutos los azulgranas encarrilaban el partido antes de que el colegiado marcara el descanso, tras la reanudación fue el Mallorca quien se bastó del mismo lapso de tiempo para darle emoción al encuentro. Solo habían transcurrido nueve minutos de la segunda mitad cuando Mascherano perdía un balón en la banda izquierda que permitía a Pereira, completamente solo, batir a bocajarro a Valdés (1-3 (55′)).

EL MALLORCA RECORTA DISTANCIAS

El nuevo desajuste defensivo del Barça podría haber quedado en una mera anécdota, si dos minutos después el colegiado, Ignacio Iglesias, no hubiera visto unas claras manos de Busquets en el área. El azulgrana vio la cartulina amarilla y Víctor recortó todavía más las distancias para el Mallorca (2-3 (56′)).

Con el 2-3 en el marcador el partido ganó en intensidad. Sobretodo porque el equipo de Caparrós ganó la valentía ofensiva que le había faltado durante los primeros 45 minutos de partido. Algo que desconcertó a los azulgranas durante algunos minutos. Por suerte para los nervios de la hinchada culé, Messi volvió a convertirse poco después en el tranquilizante perfecto. El argentino no dudó en fusilar a la escuadra un balón cedido por Alexis tras un preciso control con el pecho (2-4 (69′)). Los tres puntos y el liderato volvían a estar a salvo.