Un genial Cristiano decide el derby

El portugués, con un derbi grandioso, ganó el partido con un gol y una asistencia a Özil. También remató dos veces a los palos. Triste partido de los colchoneros.

El Madrid es el dueño del derbi. Cristiano, su rey. Lo domina como siempre, así que como siempre últimamente ganó el Real al Atlético (2-0) gracias a una falta de manual del portugués y una asistencia aÖzil. Cristiano remató las veces que quiso, estrelló otros dos balones en los palos. Por eso se pagan estas millonadas por esa clase de jugadores. Porque son de otro nivel: gigante. Así pues, el Madrid mantuvo la hegemonía de la capital el día del pre-plebiscito a Mourinho. No es poca cosa para lo que estaba cayendo en Chamartín. El Madrid se rehabilitó de su derrota en Heliópolis aunque, eso sí, sigue a once puntos del Barcelona y aún está a cinco del Atlético, que otra vez terminó el derbi deprimido, preguntándose quién demonios instaló su maleficio. Juegue mal o regular, pierde. Es una certeza.

Un partido puede estar en dos minutosEn el 13, Casillas sacó una mano mágica en un remate de depredador de Falcao, lo más peligroso que hizo el Atlético en todo el partido. Lo siguiente que pasó fue otra mano, ésta un tanto absurda de Arda Turan, en el 15, que Cristiano Ronaldo castigó con uno de los mejores goles de falta directa que se le recuerdan. Un golpeo espectacular que superó la barrera (más cerca de la distancia reglamentaria). Fue la falta perfecta. Un premio para el portugués, que estuvo metidísimo en el partido. Con actitud, movilidad y compañerismo. Un partido a la altura de su condición de futbolista de clase mundial.

El Madrid no había sido mejor hasta entonces y el Atleti estaba intenso, soñando con un partido parecido al de las dos finales que ganó con Simeone. Pero el Madrid es otra cosa. El derbi es otra cosa. El 1-0 le dejó pista libre al Real y había que comprobar la respuesta psicológica del Atleti, con la pesada carga de su horrible currículo en los últimos derbis. Estuvo obtuso en ataque, pero se intentó sostener. El derbi, pese a todo, se afeó. Diego Costa lo subió de temperatura y unos cuantos se unieron. Mario le dio una patada a Cristiano, Xabi otra a Falcao, Ramos le soltó la mano a Diego Costa, que a su vez se le peleó con todos…Demasiado ruido y poco fútbol, sólo otro tiro soberbio de Cristiano que neutralizó Courtois. 1-0, descanso.

El partido no se movió un metro en la segunda parte. Falcao intentó tomar la iniciativa con un timidísimo disparo en el minuto 47 pero el Atlético careció de imaginación. El Madrid se limitó a observar la impotencia de su rival y esperó su oportunidad con una suficiencia que debió deprimir al Atlético. En un contragolpe, Cristiano asistió a Özil, que a pesar de un mal control y de una ejecución lenta, tuvo tiempo de hacer el 2-0 por la defiente colocación de la defensa rival. El portugués tuvo tiempo de lanzar otra falta al larguero, de rematar otro contragolpe y de ser coreado como lo que es: un ídolo. Mourinho salió a ver qué opinaba el Bernabéu sobre él. Pero el que merece los aplausos es Cristiano Ronaldo. Un fenómeno.

 

Anuncios

El Atlético sigue firme en su persecución al Barça

Real Valladolid y Valencia se han repartido los puntos en el Estadio José Zorrilla, donde los visitantes acabaron con diez jugadores por expulsión de Cissokho en el penalti que propició el empate de los locales mediada la segunda parte

falcao

EFE| 11.11.2012 | 22:12h

El equipo dirigido por el argentino Diego Simeone, sin tropiezos como local desde el pasado 2 de mayo y subido al segundo escalón de la clasificación, aprovechó la fragilidad defensiva de su adversario, que amagó con reaccionar en la segunda parte, pero que se quedó con diez con la lesión de Rafa en el cuarto de hora final.

El plan del Getafe sólo duró 23 minutos con 0-0 en el marcador. No renunció a la pelota de inicio, tampoco se encerró atrás como fórmula contra los ataques del Atlético, sino que intentó mantener las líneas lejos de su portería e incluso las movió tres metros más allá del área grande para defender faltas en tres cuartos de campo. La idea era alejar al colombiano Radamel Falcao de la zona en la que mejor se desenvuelve, desde donde habían llegado doce de los trece tantos que lucían en su cuenta goleadora antes del duelo contra el Getafe. Eso lo consiguió durante muchos minutos, pero poco más, porque descubrió desde el principio su vulnerabilidad atrás.

Esa sensación la confirmó Adrián, protagonista del 1-0. En una buena acción, con un fenomenal pase de Gabi por encima de la zaga azulona, el atacante asturiano acertó a la segunda. Su primer cabezazo lo despejó como pudo Moyá; el segundo, tras el rechace, ya con el pie, acabó en la red ante la inactividad en la jugada de la retaguardia de su oponente, casi inmóvil en ambos remates. Hasta ese momento, el Atlético no había generado una inquietud preocupante en el Getafe; ni viceversa, porque el equipo visitante sólo acudió con peligro a la portería de Courtois a balón parado, impulsado por la precisión de Pedro León, o en una ocasión de Álvaro Vázquez. Nunca pareció capaz de discutir el triunfo rojiblanco.

Menos aún con el polémico 2-0. El partido ya era del conjunto dirigido por el argentino Diego Simeone cuando Arda Turan se llevó un despeje de la defensa rival, ayudado por la mano, lo que motivó las protestas del Getafe. El media punta se plantó ante Moyá, sin oposición, con Falcao como opción a la izquierda, regateó al portero y marcó. Era el minuto 42.

No cambió nada en el comienzo del segundo tiempo. Sin alardes del Atlético, con algo más de presencia ofensiva del Getafe, pero sin remate, el partido prolongó la inercia de la primera mitad, aunque ya con más riesgos para el conjunto rojiblanco, porque su rival ya sí se presentó con más constancia por las inmediaciones de su área. Ya no sintió tanta calma la defensa local, Luis García metió refrescos en su ataque, con la entrada de Paco Alcácer y Lafita, y el Atlético dio un paso atrás, más resguardado, a la espera de un contragolpe que resolviera definitivamente el partido, que asegurara tres puntos más en su persecución del líder, el Barcelona.

Lo intentó Raúl García desde el borde del área, también Falcao, con ganas de dedicar un gol a los 4.000 colombianos que acudieron hoy al estadio Vicente Calderón y que falló al empujar el balón en un servicio por banda de Arda Turan, contra un Getafe con diez sobre el césped por lesión de Rafa. Ya había hecho los tres cambios. Ahí acabó el duelo, con el 2-0 del primer tiempo, con el control y la victoria del Atlético, por séptima jornada consecutiva en el segundo puesto y ya recuperado de las dos derrotas de la última semana con un triunfo plácido, sin discusión por parte del Getafe, lejos del nivel que había mostrado en sus anteriores salidas.