La Real Sociedad quiso pero no pudo ante el Osasuna

Tras una borrachera de goles como la que logró la Real la jornada pasada frente al Rayo, algunas veces la resaca de felicidad y satisfacción puede convertirse en una cuesta arriba difícil de superar. Así se podría explicarse el partido de los de Montanier en Anoeta, mismo escenario que vivió un espectáculo de gala hace pocas noches. Pero la forma más acertada de explicar el tropiezo de los locales está en su rival.Osasuna planteó un partido muy complicado a los txuri urdin y se mereció los mismos méritos que el anfitrión, de ahí el empate, el primero para los navarros fuera de casa. El fútbol, a veces imprevisible, hoy no lo fue tanto. Una parte para cada uno y empate técnico que no sirve a ninguno.

En un inicio de lo más igualado, el Osasuna salió decidido a por el partido con un primer aviso de Armenteros que casi pilla por sorpresa a Bravo a los diez segundos de que el esférico comenzara a rodar. Pero tras unos minutos iniciales de desconcierto en los que el equipo de Mendilibar hizo más por golpear primero, la Real comenzó a llegar al área de Andrés Fernández con mucho más peligro que su rival, como prueba un remate de Vela rozando el palo tras un centro marca de la casa de Xabi Prieto. Las ocasiones se sucedían para uno y otro equipo, todo propiciado por la clara ausencia del mediocampo de ambas escuadras, lo que convirtió al campo en un pinball gigante por el que el balón iba de área en área sin que nadie fuera capaz de dominarlo.

Ambos equipos vieron que jugar con tanto desplazamiento en largo no iban a ninguna parte y apostaron por intentar guardar un poco el balón, combinando posesiones más largas. Así, en una situación de aparente equilibrio, el Osasuna hizo más por mover los ceros del marcador, aunque curiosamente su mayor ocasión llegó por un mal despeje de Vela que se estrelló en el larguero. Los navarros siguieron por su sendero, cada vez más despejado, y el nerviosismo empezó a hacer mella en los txuri urdin, cuya única esperanza era el contraataque, al ver que les estaban comiendo en su propia casa. Esto derivó en piques varios que afearon los últimos minutos antes de llegar al descanso y obligaron a Velasco Carballo a tirar de tarjetas, media docena de amarillas en concreto.

La reanudación del encuentro siguió con la misma tónica, con Osasuna imperando sobre el verde y cercando continuamente el área de Bravo. Aunque la situación no tardó en cambiar para el bien de la Real, que se mostró bastante más activa, sabiendo lo que hacer con el balón y asomándose a la meta rojilla con más asiduidad. Constancia puede dejar el palo izquierdo de la portería de Andrés Fernández, al que peinó el flequillo Ifrán con un disparo que pasó bufando por su cepa. Eso sí, los navarros, en su empeño por hacer difícil distinguir entre quien jugaba como local y quien lo hacía como visitante, no perdieron la cara al partido en ningún momento.

Montanier apostó por meter más metralla arriba, cambiando a Xabi Prieto por el Chori Castro, y por más control en la zona media con Rubén Pardo, la gran esperanza de futuro de los blanquiazules, sustituyendo a un Zurutuza algo desaparecido. En los últimos quince minutos, los dos contendientes descuidaron las trincheras y las ocasiones afloraron más que en todo el partido. Aquí, el frente de la Real estuvo más incisivo y apretó a Osasuna hasta los últimos instantes, rozando el gol que nunca llegó. Al final el marcador se quedó como empezó y ambos se van a casa con un punto que no les vale para sus objetivos.La Real se queda sin Europa y Osasuna sin salir del descenso.

Anuncios

Empate estéril y sin goles entre Osasuna y Málaga

isco

Los navarros merecieron la victoria ante el conjunto de Pellegrini, que sigue sin reaccionar en la competición doméstica

EFE| 17.11.2012 | 18:42h

Osasuna y Málaga se anularon, no alteraron el marcador inicial y sumaron un empate que ni saca a los navarros del último puesto, ni acaba con la mala racha en Liga de los malaguistas.

Los navarros han podido conseguir la victoria por su trabajo, pero han sido incapaces de transformar en gol las oportunidades que han tenido ante Caballero, mientras que el Málaga ha logrado un punto gracias al buen trabajo de su portero en los minutos finales del partido.

El primer tiempo ha comenzado con dos oportunidades de gol pero el árbitro Estrada Fernández ha anulado el de cabeza de Kike Sola por estimar un fuera de juego a instancias de su auxiliar y, un minuto después, ha llegado la reacción visitante con un disparo raso de Portillo que Andrés Fernández ha desviado con la mano a saque de esquina.

Osasuna presionaba la salida de balón del Málaga con agresividad buscando robar balones y al equipo andaluz le costaba llegar al área navarra, pero el árbitro ha anulado un gol de Joaquín por fuera de juego, a centro de Eliseu desde la banda izquierda, y a la media hora de encuentro fue el portero local el que desbarató una ocasión visitante.

Mientras Osasuna buscaba el juego directo y le metía mucho ritmo al partido, el Málaga intentaba los pases interiores o los centros a la espalda de la defensa. Nano remataba alto de cabeza un balón de saque de esquina enviado por Lamah y Joaquín ponía a prueba al meta osasunista con una falta directa que el portero ha despejado de puños en el primer palo.

Poco después, ha sido Camacho el que ha recuperado un balón peligroso ante Kike Sola cuando éste enfilaba el área.

Los navarros han bajado el ritmo con el paso de los minutos cediendo metros y el dominio del balón ha pasado a los visitantes que han tenido en Joaquín el jugador más activo del Málaga en las dos bandas. El internacional ha forzado además una tarjeta amarilla a su marcador Damiá cuando se iba a meter dentro del área con balón controlado.

Tras el descanso, los locales han salido decididos a por el gol. Un centro de Lamah desde la banda izquierda lo remata de cabeza Kike Sola y obliga a intervenir a Caballero de manera decisiva evitando el gol y poco después, un disparo de Cejudo raso desde fuera del área lo atrapa el meta visitante.

La respuesta del Málaga ha llegado en un centro envenenado de Joaquín desde la derecha que no ha encontrado rematador.

Arribas ha estado muy cerca del gol al rematar de cabeza un lanzamiento de esquina, pero Caballero ha estado atento a desviar el esférico con la mano.

Aunque los rojillos han impuesto su mayor intensidad al partido, les faltaban ocasiones claras y así Kike Sola, en posición óptima de gol, no ha podido controla un centro de Lamah.

Los de Mendilibar lo han intentado una y otra vez ante un rival que esperaba su ocasión y con el paso de los minutos han notado el esfuerzo físico realizado.

Pese a ello, Kike Sola ha estado a punto de conectar un cabezazo a centro de Sisi desde la banda derecha y al Málaga le ha costado combinar con un Osasuna que salía al contraataque.

Con Santacruz por Saviola para dar más fuerza al ataque andaluz, y con unos minutos para los canteranos Torres y Oier, la mejor oportunidad del partido ha estado en las botas de Cejudo, que solo ante Caballero no ha podido superar al meta visitante, a siete minutos del final.

Osasuna ha apretado apurando el reloj con un Manuel Onwu que ha obligado a Caballero a una buena intervención en un tiro a bocajarro y un Cejudo que en el tiempo añadido ha disparado a la media vuelta sin acierto.

Osasuna deshace al Espanyol y logra oxígeno para Mendilibar

verdu se lamenta

Osasuna, colista, tomó oxígeno en la tabla a costa de un Espanyol que volvió a fallar en la estrategia, encajó el segundo gol tras enviar dos tiros seguidos a los postes y desapareció después de otro contraataque mientras intentaba reaccionar.

Los locales perdieron la oportunidad de salir definitivamente de los puestos de descenso tras romper su buena racha en la Liga, con cuatro partidos invictos. Los ‘rojillos’, por su parte, apostaron por la solidez sin riesgos y consiguieron más crédito para su entrenador, José Luis Mendilibar, seriamente cuestionado antes de este duelo.

Los dos equipos llegaban al choque con urgencias y el ritmo fue elevado desde el inicio. Armenteros y Cejudo, por el cuadro navarro, y Sergio García y Verdú, en el bando blanquiazul, fueron los encargados de levantar a la afición de sus asientos. Vertical, dinámico e intenso: así era el fútbol en Cornellá-El Prat.

De todas formas, el primer tanto del encuentro llegó sin la electricidad de una contra o de la rabia de un delantero. Fue a balón parado, la gran asignatura pendiente del Espanyol esta temporada. En el minuto 21, tras un córner, Cejudo puso el 0-1. La zaga local no estuvo atenta a la segunda jugada tras el rechace.

El gol atenazó durante varios minutos a los pupilos de Mauricio Pochettino y acentuó sus imprecisiones, aunque Osasuna tampoco arriesgó demasiado.
A medida que se acercaba el descanso, el Espanyol recuperó su apuesta ofensiva y tuvo varias ocasiones claras para llevarse el premio.

Osasuna aguantó atrás

La insistencia blanquiazul continuó en la reanudación, pero el bloque de Mendilibar se limitó a aguantar atrás, alargar las posesiones y esperar un error del rival. Ante este escenario, poco a poco empezaron los avisos del Espanyol con un tiro de Longo en el 59. El italiano mandó el balón al larguero.
No fue el más claro. Verdú, dos minutos después, intentó un disparo cruzado y estrelló el balón en un poste.

Los ‘rojillos’ mostraron un juego compacto y disciplinado

Parecía que el empate llegaría, pero el guión cambió radicalmente. En la contra que siguió a esta jugada, Kike Sola, a pase de Cejudo, regateó a dos defensores y a Cristian Álvarez y empujó el 0-2.

El conjunto de Mendilibar, cuya continuidad era dudosa en caso de derrota, no necesitaba arriesgar. Cada minuto que transcurría era una pequeña victoria para Osasuna, que pese a no tener presencia arribademostraba un juego compacto y disciplinado. Su intensidad no bajaba y ante eso se estrellaba una y otra vez el Espanyol.

Y entonces llegó la sentencia. En el minuto 77, Omwu marcó el 0-3 tras una recuperación en la medular de Armenteros. El guión fue similar al del segundo: carrera individual y acierto y puntería en el uno contra uno ante el portero blanquiazul. Un gran sector de la afición local empezó a desfilar y arrancaron los cánticos de protesta.

Ficha técnica:

0 – Espanyol: Cristian Álvarez; Raúl Rodríguez, Colotto, Héctor Moreno, Víctor Álvarez; Víctor Sánchez, Forlín (Simao, min.46); Sergio García, Verdú, Cristian Gómez (Longo, min.57) y Stuani.

3 – Osasuna: Andrés Fernández; Damià, Arribas, M.Flaño, Nano; R.Loe, Timor; Cejudo (Oier, min.65), Armenteros (Torres, min.78), Sisi y Kike Sola (Omwu, min.68).

Goles: 0-1, min.21: Cejudo; 0-2, min.63: Kike Sola; 0-3, min.77: Omwu.

Árbitro: Gil Manzano (Colegio extremeño). Amonestó a Timor (min.18), Stuani (min.30), Armenteros (min.31), Damià (min.48) y Héctor Moreno (min.88).

Incidencias: Partido de la undécima jornada de la Liga disputado en el estadio de Cornellá – El Prat ante 20.523 espectadores.