El Madrid, en caída libre

El Real Madrid perdió por 1-0 en el campo del Betis. Otro tropiezo de los de Jose Mourinho que dan la opción al Barça de ponerse a 11 puntos si gana en el campo del Levante

Sport.es| 24.11.2012 | 23:49h

La Liga va tomando cada vez más un color azul y grana. El Real Madrid, que tras un mal inicio de temporada parecía haberse recuperado, ha vuelto a tropezar, en este caso en el campo del Betis. Los hombres de Jose Mourinho no han podido superar a un Betis muy ordenado en defensa y que además del golazo de Beñat en la primera parte aún podrían haber marcado alguno más en las contras que tuvo.

Al final, el Madrid perdió por 1-0 y se queda a ocho puntos del Barça. Nada ha cambiado hasta ahora es cierto. Pero este domingo sí que pueden cambiar muchas cosas. Un empate del Barça en el Ciutat de Valencia ante el Levante le daría a los de Tito Vilanova una ventaja de nueve puntos. Y una victoria haría que el hueco adquiriera ya unas dimensiones más que considerables: 11 puntos.

El Barça jugará en un campo talismán en el que ha ganado dos títulos de Liga en los últimos años. No será un partido fácil ni mucho menos para los barcelonistas. Pero esta derrota del Real Madrid en Sevilla este sábado debe ser un motivo más para que los barcelonistas salgan al terreno de juego con la moral a tope y las máximas aspiraciones.

Anuncios

El Sevilla humilla al Betis (5-1)

  • El conjunto sevillista ya vencía a los quince segundos
  • Reyes (2), Fazio (2) y Rakitic marcaron para el equipo local
  • Rubén Castro hizo el único gol del conjunto bético

El Sevilla borró al Betis en la primera mitad, en la que ganaba ya a los quince segundos, y ello le bastó para golear en un derbi que duró vivo solo el período inicial, en el que los locales basaron la goleada y lograron cuatro tantos.

En la segunda parte, los béticos, pese a jugar muchos minutos en inferioridad por la expulsión de Rubén Pérez, dominaron siempre pero con una cuesta ya muy difícil de superar ante un rival que lo había dicho todo.

Mazazo fuerte para los verdiblancos cuando muchos espectadores aún no se habían sentado. Sacó el Betis, el balón llegó a su portero, el canterano Adrián San Miguel, y cuando éste lo quiso jugar con un compañero lo interceptó José Antonio Reyes, quien lo fusiló cuando el reloj marcaba el segundo quince.

Los de José Miguel González ‘Míchel’ salieron como un león herido, a morder por allí donde se encontraba la pelota sin que los de Pepe Mel le cogiera la onda al choque ante el ímpetu de los del barrio de Nervión.

Así, a los cinco minutos, una falta del internacional Beñat Etxebarría sobre Iván Rakitic la botó el propio centrocampista croata para que el gigante argentino Federico Fazio, incorporado al ataque, conectara de cabeza al fondo de la portería visitante.

No se habían cumplido cinco minutos y el Sevilla ya ganaba por 2-0, pero pudo ser mucho peor para los intereses de los de Heliópolis dos minutos después, cuando Álvaro Negredo superó en su salida a Adrián y estuvo muy cerca de conseguir el tercero.

Al cuarto de hora se sacudió algo la presión el Betis y fue su hombre más adelantado, Rubén Castro, el que lo intentó ante el meta Andrés Palop, pero sin demasiado peligro.

Mel sacrificó en el centro del campo a José Alberto Cañas para, visto el resultado, poner más potencia en el ataque, pero ello también propició que el Sevilla encontrara más espacios y creara peligro a la contra.

Otro cabezazo de Fazio, a quien se le fue el balón alto, y otro remate de Reyes, que abortó el portero bético sobre la raya del gol, fueron el preludio del tercer gol local. Una incursión por la derecha del lateral brasileño Alex Mendonça ‘Cicinho’, un remate de cabeza de Negredo al larguero y Reyes, atento en el rechace, puso el tercero poco después de rebasada la media hora de juego.

Centro del campo

El Betis, perdido en el centro del campo, y con muchas imprecisiones en la defensa, no encontró nunca el norte ante un adversario al que parecía le iba la vida en el encuentro y que poco antes del descanso encontró el premio del cuarto gol, otra vez de Fazio y otra vez de cabeza.

Poco se esperaba ya de la segunda parte, porque se hacía impensable de que el Betis remontar cuatro goles, que bien pudieron ser algunos más en el primer período, aunque el visitantes lo intentaron y desde la reanudación quisieron llevar el mando.

Beñat, con balones colgados área en jugadas de estrategia, fue la principal arma de los suyos ante un Sevilla que se conformó con controlar bien la defensa y que el tiempo pasara sin demasiados sobresaltos.

Al cuarto de hora el Betis se quedó con diez futbolistas sobre el terreno por laexpulsión de Rubén Pérez tras ver dos tarjetas amarillas en cinco minutos, aunque su equipo, en inferioridad, logró poco después marcar en un remate de Rubén Castro, un gol denominado del honor porque no hubo más hasta el final, sólo el quinto tanto del Sevilla, obra de Rakitic en la prolongación.

El Athletic sufre, pero puede respirar un poco mejor

El Athletic Club ha aguantado al final del choque la embestida de un Sevilla volcado al ataque y ha logrado un triunfo por la mínima (2-1) que le cambia mucho la cara

bilbao

EFE| 11.11.2012 | 18:25h

El equipo bilbaíno ha hecho valer con mucho esfuerzo el 2-0 con el que le adelantaron Oscar de Marcos y Markel Susaeta en la primera mitad ante un Sevilla lanzado por el renacido José Antonio Reyes, bien ayudado por Jesús Navas, y que había acortado distancias transformando Álvaro Negredo un penalti por mano de Andoni Iraola. Con este triunfo, el Athletic se impulsa en la tabla, donde se escapa ya a cuatro puntos de las posiciones de descenso y se acerca a unos puestos europeos a las puertas de los cuales podía haberse puesto el equipo hispalense de haber aprovechado su visita a Bilbao. No fue así y los de Michel se quedan, como ahora lo de Marcelo Bielsa, en mitad de la tabla.

Un remate sin portero desde la frontal que Aduriz no fue capaz de colocar entre los tres palos cuando se llevaban solo once segundos de juego avanzó lo entretenido que iba a ser el partido. Al ariete local le llegó de manera sorpresiva un balón de Spahic en un mal entendimiento del central croata con Palop. Respondió rápido el Sevilla, cinco minutos después, en otra jugada nacida de otro claro error defensivo, en este caso de Aurtenetxe. Pero a Navas se le fue demasiado cruzado su disparo, escorado a la derecha. Una nueva ocasión en el minuto 8 de Aduriz, al que se le fue alto una volea clara tras cesión de cabeza de De Marcos, certificó un primer tramo de choque favorable al Athletic.

Un fuerte disparo de Rakitic dentro del área en el 23, despejado por Iraizoz, pareció simbolizar el cambio de rumbo que estaba tomando el encuentro. Pero justo cuando el Sevilla se sentía mejor, De Marcos abrió el marcador. Lo hizo casi sin querer, con un toque sutil a un centro de Aurtenetxe al que casi no se atrevió a rematar. Pero finalmente puso el pie y la pelota entró junto al palo derecho de la meta de Palop. Sendos remates de cabeza del Athletic -el segundo, en muy buena posición, de Susaeta, que salió alto-, así como un par de contras mal terminadas del Sevilla dieron paso al segundo tanto local, ya sobre la hora Aduriz se redimió de su falta de acierto inicial y con una perfecta prolongación de cabeza dejó casi hecho el tanto a Susaeta, que celebró la reciente llamada de Vicente del Bosque su sexto gol del curso, el segundo en Liga. El tanto llegó con suspense ya que el balón cruzó la raya después de que lo despejase Palop.

De vuelta de vestuarios el Sevilla se hizo con el partido, aunque sin ocasiones de gol durante en la primera mitad del segundo tiempo a pesar de la entrada en juego de Reyes, que dinamizó el juego de los suyos. A partir de ahí, el choque se embaló. Abrió fuego Babá con un fuerte disparo lejano y siguió Susaeta rematando alto un pase de De Marcos. Después Iraizoz respondió con dos paradones en la misma jugada. Primero ante Babá en un mano a mano y tras el despeje a un fuerte tiro de Negredo.

Acto seguido llegó una de las jugadas que varió el rumbo del choque, la expulsión de Herrera por dos amarillas. Y poco después la segunda, el penalti por mano de Iraola, transformado con solvencia por Negredo, que engañó a Iraizoz. De ahí al final, asedio sevillista, Iraizoz en buena línea agradeciendo el apoyo de San Mamés, y victoria final de los locales que les cambia mucho el ánimo y les redime del varapalo europeo de esta semana ante el Olympique de Lyon.