Soldado da los puntos a un inoperante Valencia ante el Espanyol

EFE| 17.11.2012 | 20:29h

Un penalti transformado por Roberto Soldado a dos minutos del final dio la victoria a Valencia en uno de sus peores partidos de la temporada, en el que el Espanyol no fue capaz de aprovechar la incapacidad de su rival para sacar el partido adelante, ya que manejó el balón, pero no creó peligro.

La jugada clave fue el penalti señalado a dos minutos del final por manos de Héctor Moreno, que fue muy protestado por los jugadores visitantes y que estuvo acompañado de la expulsión del propio defensa mexicano y de Sergio García.

El Valencia sólo dio señales de vida en el primer cuarto de hora de juego, pero con lo que mostraron unos y otros sobre el terreno de juego, el Espanyol no debió perder, aunque volvió a hacerlo en un estadio maldito en los últimos años, en los que la polémica siempre ha envuelto a sus ajustadas derrotas.

Los primeros minutos estuvieron marcados por las claras ocasiones del Valencia, que se aproximó a la meta espanyolista con peligro, ya que los jugadores locales se mostraron mucho más intensos que los visitantes en los compases iniciales del choque.

Fruto de esa mayor presencia del Valencia en el partido, llegó el 1-0 al aprovechar Jonathan Viera un rebote y batir de disparo colocado a Cristian Álvarez.

El Espanyol ofrecía una mejor imagen cuando sus jugadores tenían el balón de medio campo hacia adelante que cuando defendía, aunque poco a poco se entonaron atrás, al tiempo que el Valencia perdió el fuelle de los primeros minutos y sus llegadas empezaron a ser cada vez menos frecuentes a la meta del equipo catalán.

Sin que sus llegadas fueran claras, poco a pocoel Espanyol empezó a mostrar más potencial en ataque y fue capaz de aprovechar su opción para empatar a la media hora de juego en una acción de Verdú que remató Longo.

A partir de entonces, el Valencia no estuvo cómodo, tuvo dificultades en su juego de creación y el encuentro llegó al descanso con poco que reseñar, a excepción de las cuatro tarjetas vistas por los locales a pesar de que hasta entonces el partido no había tenido nada de especial en lo disciplinario.

El Espanyol fue un equipo más asentado que el Valencia al principio del segundo tiempo: tocó mejor el balón y creó más peligro que el Valencia, un equipo impreciso e incapaz de mantener el balón, que durante mucho minutos estuvo a merced de su rival.

El Valencia permanecía encerrado en su parcela y sin capacidad de respuesta ante un rival que se llevaba todos los balones divididos, lo que obligó al técnico local, Mauricio Pellegrino, a dar entrada a Banega y a Bernat para, al menos, conseguir que su equipo mandara en el encuentro.

El Espanyol no acompañaba su dominio de claridad en sus ocasiones, ya que sus disparos lejanos no creaban problemas a Diego Alves, pero tampoco pasaba apuros.

Parecía más cercano el 1-2 que el 2-1, sobre todo porque el Valencia era un equipo sin alma, hasta que en una acción aislada, a dos minutos del final, el árbitro, a instancias del asistente, consideró que Héctor Moreno hizo manos en un centro de Barragán.

Soldado marcó el 2-1 en una acción que se saldó con dos amonestaciones y dos expulsiones para el Espanyol, cuyos jugadores protestaron mucho la decisión arbitral, lo que castigó en exceso al equipo catalán, que en caso alguno mereció perder este partido y menos hacerlo con la crueldad con la que se le escapó el empate.

Anuncios

El Valladolid empata ante un Valencia que acabó con diez

Real Valladolid y Valencia se han repartido los puntos en el Estadio José Zorrilla, donde los visitantes acabaron con diez jugadores por expulsión de Cissokho en el penalti que propició el empate de los locales mediada la segunda parte

valencia

EFE| 11.11.2012 | 15:09h

El conjunto valencianista sorprendió al dejar de inicio en el banquillo a Roberto Soldado, apostando en esta ocasión por el delantero paraguayo Nelson Valdez.

Los valencianos, mentalmente fuertes tras ganar sus dos últimos partidos, comenzaron acechando el área del Valladolid para tratar de romper su mala racha en liga fuera de Mestalla: un solo punto de quince disputados.

Los locales intentaban deshacerse de este asedio e imponer su juego. En el minuto 9 se produjo la primera jugada de peligro, aunque sin acierto, a cargo de Óscar (min. 9).

Poco después contraatacó el conjunto visitante con un disparo fuera del área de Éver Banega, despejado por el meta local Dani Hernández.

Fue a partir de ahí cuando comenzó el rearme del conjunto valenciano y, en una falta lanzada desde la esquina derecha por Parejo, llegó el primer tanto del partido tras un cabezazo picado y certero de Cissokho (min. 14).

El Valencia dominaba el encuentro a base de triangulaciones y juego organizado, mientras que el Valladolid intentaba reorganizarse y buscar ocasiones al contraataque sin mucho éxito.

Alberto Bueno generó la ocasión de peligro más clara de la escuadra local en la primera mitad, con un disparo que se estrelló en el palo izquierdo de la meta de Diego Alves (min.29).

Minutos después le dio la réplica Guardado al poner en apuros la meta del internacional venezolano Dani Hernández con un fuerte y ajustado tiro desde la frontal del área.

En la reanudación, fue el equipo local el que se hizo con el dominio del encuentro y puso en apuros a un Valencia que se desdibujó tras el paso por los vestuarios.

Tras una ocasión de Soldado, que saltó al campo tras el descanso, el equipo local se plantó en el área contraria con más frecuencia y energía de la mano, sobre todo, de Bueno.

Sin embargo, el Valencia seguía creando peligro con un juego más organizado y Soldado volvía a poner en apuros al Valladolid con un remate anulado por fuera de juego.

En una de las llegadas de Alberto Bueno a la meta de Diego Alves, Cissokho derribó al jugador local y el colegiado señaló expulsión para el defensor y penalti que transformó el especialista Víctor Pérez (min. 68).

Insistía el Valladolid sin acierto, Óscar tuvo la victoria en sus botas (min. 81) y el Valencia se defendía con diez jugadores sobre el campo.

Los últimos minutos del partido fueron, sin embargo, de dominio valencianista, que no consiguió en Valladolid romper su racha sin victorias fuera de casa.